«ES INJUSTO QUE EL FÚTBOL SE RECONOZCA MÁS QUE EL SACRIFICIO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

«ES INJUSTO QUE EL FÚTBOL SE RECONOZCA MÁS QUE EL SACRIFICIO

Mensaje por RGimnasia el Lun 10 Mar 2008 - 17:37

entrevista a Isabel pagan en septiembre del 2004


Tras ganar hace tres años el campeonato de España individual, la oriolana Isabel Pagán se incorporó a la selección española de gimnasia rítmica de conjunto, con la que ha viajado a Atenas para participar en los Juegos Olímpicos y conseguir, junto a sus compañeras, un merecido diploma olímpico. Los grandes sacrificios que requiere la práctica de este deporte, el esfuerzo de entrenar nueve horas diarias, el estar lejos de la familia y verse obligada a aparcar de forma temporal los estudios, se ha visto recompensado cuando miles de paisanos estuvieron pendientes del televisor para ver la actuación de Isabel en Atenas y animarla desde la lejanía. La gimnasta se inició con sólo siete años en las escuelas deportivas municipales de Orihuela, de donde se trasladó al equipo al Club Atlético Montemar de Alicante -uno de los más prestigiosos de España- y ahora, con 18 años, ha cumplido su sueño de estar en unas Olimpiadas. Con una mirada que entremezcla la humildad característica de una chica de su edad y la felicidad de sentirse querida por su pueblo, Isabel Pagán deja entrever en sus ojos el gran esfuerzo que lleva acumulado para llegar a lo más alto, a sabiendas de que se trata de un deporte que jubila a sus practicantes a unas edades muy tempranas y que no les asegura para nada el futuro. Esta gimnasta poseedora de diploma olímpico, interrumpió sus escasas vacaciones para conceder una entrevista a La Vega es con el pabellón municipal ‘Bernardo Ruiz’ como escenario, precisamente el mismo en el que se inició como gimnasta.

¿Qué recuerdas de tus comienzos en las escuelas deportivas de Orihuela?
Cuando empecé tenía mucha ilusión y ganas de llegar a lo más alto y recuerdo que empecé bajo las órdenes de las entrenadoras Mari Peli Piñero y Carolina Pascual. Fueron momentos felices pues empiezas a hacer algo que te gusta.

Después alcanzaste un nivel que te obligaba a marcharte al Montemar...
Sí, con once años la gente me decía que tenía condiciones y posibilidades de poder aspirar a más y como en Alicante las entrenadoras tenían más experiencia decidí marcharme allí para poder evolucionar y avanzar mejor.

Supongo que fue una decisión difícil de tomar, ¿quién te aconsejó que te marcharas fuera?
Sobre todo mi padre y Rosa Menor, la entrenadora del Montemar, que fue la que en un cursillo de verano me dijo que tenía muchas condiciones y que en Alicante podía avanzar más. Con el apoyo de mis padres y de mi familia, decidí irme.

Tomar esa decisión fue un paso importante en la vida
Sí, así fue y lo agradezco hoy en día, porque si no me hubiese ido al Club Atlético Montemar, probablemente tampoco hubiese ido ahora a unos juegos olímpicos. Pero entonces fue muy duro porque tenía en Orihuela a mis amigas y entrenadoras de toda la vida y yo no quería dejarlas. Tras mucho pensarlo decidí marcharme y ahora reconozco que tomé una buena opción.

Para llegar a Atenas has tenido que emplear nueve horas diarias de entrenamiento. Un trabajo muy duro para una chica tan joven
Sí, sin duda en nuestro deporte hay mucho que repetir y que trabajar y como todo, cuanto más se repite más cansa, pero es una rutina a la que estamos acostumbrados y sabemos que tenemos que dar a diario el máximo para que el día de la competición todo salga perfecto.

Otro sacrificio: dejar aparcados los estudios
Este año decidimos las componentes de conjunto dejar de lado los estudios para dedicarnos exclusivamente a la preparación de las olimpiadas, pero es algo momentáneo y que quiero retomar pronto.

¿Ganar el campeonato de España individual en el año 2001 fue decisivo para dar el salto a la selección española?
Sí, en esos momentos ya sabía que tenía muchas posibilidades de acudir a la selección porque de lo contrario, mi carrera deportiva llegaba prácticamente al final, ya que con esa edad o te llaman para el equipo nacional o ya no tienes muchas más aspiraciones. Pero al final me llamaron y aquí estoy.

Pero lo máximo para cualquier deportista es acudir a unos juegos olímpicos ¿no es así?
Desde luego, es un sueño y yo lo he podido conseguir, cosa que me alegro por el sacrificio que he llevado.

Como en cualquier deporte, la sombra de las lesiones también planea sobre la gimnasia rítmica, ¿has sufrido algún percance de ese tipo en tu carrera?
El año pasado por el mes de julio. Tuve una lesión grave de la rodilla, ya que tenía el menisco un poco tocado y el tendón rotuliano bastante inflamado. Los médicos decidieron entonces que tenía que parar durante 15 ó 20 días para recuperarme y que no tuviese más problemas.

Esa lesión te hizo tener dudas sobre tu futuro deportivo
Sí porque se me produjo antes del mundial clasificatorio de Budapest, por lo que en esos momentos yo no sabía si podría ir al mundial y por tanto tampoco sabía si podría estar en los juegos olímpicos puesto que aún no teníamos la clasificación, pero por suerte me recuperé rápidamente y enseguida me puse a trabajar. El temor de que una lesión de este tipo pueda frenar tu carrera siempre lo tienes. En la selección española por conjuntos, cada vez que tenemos una lesión nos entran los nervios por si meten a otra para sustituirnos y no podemos estar en los campeonatos porque tardamos mucho en recuperarnos. Yo particularmente sí tuve ese temor.

Está claro que para la práctica de la gimnasia rítmica hay que tener mucha fuerza de voluntad
Es cierto, pero hay que tenerla para todos los deportes, si bien es verdad que en éste en concreto un poco más, ya que trabajas muchas horas y luego tienes que sacrificarte y no quedar con tus amigos durante las horas libres para poder dedicarlas a estudiar. Pero lo llevo muy bien.

El sacrificio en este deporte también es mayor porque las que lo practicais termináis a unas edades muy tempranas, ¿debería la Federación facilitaros trabajo a las miembros de las selección cuando termináis?
Así es, la verdad es que lo hemos pensado muchas veces, pero es difícil porque no se pueden poner a repartir trabajo a cualquiera. Normalmente a los 20 ó 21 años nuestra carrera deportiva se acaba, excepto Almudena Cid que en Atenas cumplió sus terceros juegos olímpicos consecutivos y ya tiene 23 ó 24. Sí es sacrificado porque no puedes llevar una vida normal con respecto a tus amigas.

En cuanto a las exigencias en las comidas, se habla de prohibiciones en los menús, ¿es realmente cierto?
No, nosotras tenemos una dieta en la que comemos absolutamente de todo -carne, pescado, pasta- y todos los días, lo que pasa es que tampoco podemos abusar de los bollos como en realidad le sucede a todo el mundo. Pero algún día sí nos podemos dar algún capricho de chocolate y pan, pero no son alimentos que debamos ni queramos tomar, porque cuanto mejor estés físicamente a nivel estético, es mucho más fácil hacer los ejercicios y los movimientos.

¿Ha sido duro llegar a lo más alto con la sombra de la también oriolana Carolina Pascual -medalla de plata en Barcelona 92- detrás?
No todo lo contrario, ha sido alguien en quien fijarme para tener más ganas todavía de llegar a lo más alto. Más que una sombra ha sido un espejo en el que poder mirarme y saber hasta dónde puedo llegar.

¿Sientes envidia sana por el hecho de que los futbolistas cobren cantidades astronómicas, sus carreras deportivas se alarguen más en el tiempo y, encima, sean más reconocidos que las gimnastas?
Más que envidia es rabia porque no nos reconocen el sacrifico que realmente llevamos nosotras. Yo no le quito mérito a ningún futbolista porque ellos poco a poco lo han ido ganando, pero sí me da rabia porque a nosotras no nos lo reconocen y a veces piensas: «mira éste, que lo mismo entrena una hora y media o dos horas diarias, luego juega un partido y se lleva un montón de dinero, y si falla no importa, mientras que nosotras tenemos más presión porque tenemos que entrenar ocho horas diarias y no debemos fallar en la competición». No nos reconocen el sacrificio de trabajo que llevamos. Los futbolistas pueden seguir trabajando hasta edades mucho más avanzadas y cada fin de semana tienen un partido, pero nosotras cada año tenemos como mucho, un europeo o un mundial y en dos minutos y medio de cada ejercicio, que en total son cinco, no puedes fallar y tienes que dar todo lo que puedas de sí para demostrar el trabajo que llevas encima. Pero los futbolistas si fallan en un partido, vuelven a jugar al siguiente y no pasa nada.

En cuanto a los juegos de Atenas, debe haber sido una experiencia inolvidable para ti
Sí, ha sido un sueño que se me ha hecho realidad. He podido estar en la Villa Olímpica y compartir todo con los demás deportistas españoles como si fuésemos una gran familia. Ha sido una experiencia que me ha encantado.

Se cumplió el objetivo de lograr diploma olímpico ya que optar a medalla era muy difícil, ¿hubo mucha presión en la fase en la que os clasificasteis con apuros?
Sí, el primer día estuvimos un poco nerviosas porque en las cintas tuvimos algún fallo y al no tener juez representante española, se nos complicó todo un poco y tuvimos un poco de miedo, pero luego hicimos el segundo ejercicio de aros y pelotas y nos quedamos más tranquilas. En cuanto a presión no hubo mucha porque sobre todo teníamos ganas de salir y demostrar nuestro trabajo. Tuvimos más presión el año pasado en el mundial clasificatorio porque de no clasificarnos no podíamos acudir a Atenas.

Ahora, pensando más fríamente ¿podíais haber hecho algo más?
Siempre se puede mejorar lo que uno hace y en este caso tuvimos algún fallo que podíamos haber remediado, pero en general estamos satisfechas porque hemos estado en una final olímpica y nos hemos llevado diploma, que no es cualquier cosa.

Aros, cintas, mazas, pelotas... ¿Qué aparato te gusta más?
A mí el aro. Es el aparato con el que desde que empecé siento preferencia aunque con los otros no me siento incómoda porque es mi arma de trabajo y los tengo que llevar todos bien.

¿Eres consciente de que tuviste a toda Orihuela pendiente de ti?
Sí, eso me dicen cuando voy paseando por la calle, que nos vieron y que gustamos. Creo que el hecho de que me hayan apoyado desde Orihuela nos han trasmitido energía positiva.

¿En cuanto al futuro?
Este año espero sacarme el segundo de Bachiller, seguir estudiando y continuar en el equipo nacional si me quieren claro, aunque yo doy por hecho que allí me cojan, ya que tenemos un campeonato europeo en abril o mayo en Moscú, donde intentaremos superar el puesto de las Olimpiadas.
¿Eres partidaria del duro método de trabajo de China, que prepara a los niños con tan sólo tres años?
Pienso que es malísimo, a mí no me gustaría nada, pero tampoco te puedes meter con las formas y culturas de otros países. En España no hace falta que hagamos eso. Es mejor que se puedan conseguir cosas disfrutando.

¿Qué opinas de las instalaciones deportivas que tiene Orihuela?
Creo que están bien, pero hace falta, por ejemplo, un mejor pabellón para entrenar, ya que el que tenemos no es apto para la gimnasia rítmica porque no tiene la altura. Me sorprende que el ayuntamiento todavía no haya construido uno en condiciones, teniendo en cuenta que de aquí salen buenas gimnastas.
avatar
RGimnasia
Moderadora
Moderadora

Fecha de inscripción : 11/07/2007
Femenino Mensajes : 5923

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.